202-541-3070

©2019 by United States Conference of Catholic Bishops.

CONSIDERACIONES CATÓLICAS PARA NUESTRA
PARTIDA A LA OTRA VIDA 

Sabemos que la muerte no es el fin, sino más bien la puerta para pasar a la vida eterna. La fe y esperanza en la Resurrección nos permiten enfrentar la muerte preparados y sin temor. Aunque ciertamente no son exhaustivas, presentamos las siguientes consideraciones como puntos de partida para entender y prepararnos para este paso, sea inminente o no.

Ahora y en la hora de nuestra muerte [1]

 

Nos preparamos para la vida eterna amando y obedeciendo a Dios ahora y en las decisiones cotidianas: mediante la oración y la recepción regular de los sacramentos, especialmente la Confesión y la Eucaristía, obtenemos la gracia de vivir en una comunión cada vez más profunda con Dios y entre nosotros en vidas de fe, caridad y justicia.[2] Pedimos ahora la ayuda de Nuestra Santísima Madre, y nos encomendamos más a ella "para entregarle desde ahora, 'la hora de nuestra muerte'". [3]

Siga hacia abajo para ver otros formatos de este artículo.

Formar la conciencia

Nuestro camino con Cristo incluye preparar la conciencia para tomar decisiones morales y actuar en consecuencia.[4] Aprender sobre la dignidad de la vida humana y el respeto indispensable que le debemos,[5] así como los principios aplicables a la atención médica, es particularmente importante en la preparación para el momento de nuestro paso a la otra vida.

Algunos obispos ofrecen guías que aplican principios morales a las opciones legales locales.[6] También hay amplia disponibilidad de recursos parroquiales y en línea para el estudio cuidadoso y devoto, y las Directrices Éticas y Religiosas de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos orientan sobre servicios de atención de salud para personas gravemente enfermas o moribundas.[7]

Principios generales

Un resumen no sustituye una catequesis profunda, pero algunos principios generales son claros. Dios nos ha confiado el don de la vida, y como respuesta, cuidamos la vida y la salud en obediencia y gratitud a nuestro Creador.

Esto nos obliga a buscar atención médica adecuada y eficaz. Sin embargo, algunas veces tratamientos eficaces y hasta de soporte vital imponen una carga tan grande que, en conciencia, podemos renunciar a ellos o interrumpirlos. Y por supuesto, no se debe hacer ni omitir nada deliberadamente para acelerar la muerte.[8]

 

La Iglesia afirma la dignidad inviolable de toda persona, independientemente de la duración o extensión de la incapacidad o dependencia de la persona. Nada disminuye la inmutable dignidad y santidad de la vida de una persona, ni la obligación de protegerla y cuidarla. En principio, se debe proporcionar alimentación e hidratación asistida salvo en casos en los que no pueda dar soporte vital o sea indebidamente gravosa para el paciente, o si la muerte es inminente.

Además nadie debe elegir el suicidio, ni aconsejar o ayudar a otro a quitarse la vida.

Opciones de tratamiento

 

Evaluar el efecto y la carga de los tratamientos puede ser difícil, especialmente cuando la muerte se acerca. Para entender los efectos sobre la salud y las opciones de tratamiento, necesitamos asesoramiento médico profesional. Para entender la doctrina moral católica, necesitamos consultar la doctrina de la Iglesia y a aquellos que pueden explicarla fielmente.

Hablar con los seres queridos

 

Después de informar la conciencia, debemos informar a la familia. Si no podemos tomar decisiones, generalmente ellas tienen la autoridad legal para tomarlas en nuestro nombre. O podemos designar ante notario a un apoderado duradero de atención médica.

Sin embargo, ningún testamento vital puede reemplazar lo que hayamos expresado libre y claramente sobre nuestros principios guiados por la fe. La mejor opción es elegir un apoderado que tome decisiones médicas en nuestro nombre que sean fieles a nuestra fe y la doctrina de la Iglesia, y sobre nuestras preferencias de atención pastoral; y que después de la muerte deseamos oraciones, exequias y entierro cristiano.[9]

Acompañar antes y después de la muerte [10]

 

Los enfermos no deben estar solos, como nos han recordado varios papas en los mensajes para la Jornada Mundial del Enfermo. Los pacientes graves o desahuciados, así como sus familias, pueden recibir atención física, psicológica y espiritual a través del cuidado paliativo en equipo.[11] El cuidado terminal puede proporcionar similar atención integral a las personas que se acercan a la muerte y a sus familias.

Esto incluye la atención pastoral que pone a su disposición la Eucaristía, la Confesión, la Unción de los Enfermos y el Viático,[12] así como oraciones[13] y apoyo a los que toman decisiones. Es útil familiarizarnos con los servicios locales disponibles en preparación para nuestro paso terrenal o el de nuestros seres queridos.

Y después de la muerte, el acompañamiento continúa. Nuestras oraciones pueden ayudar a quienes están siendo purificados en el Purgatorio, por eso es una obra de misericordia espiritual rezar por los que han muerto.[14]

 

Esperar la Resurrección

Los que mueren en la gracia y amistad de Dios viven para siempre con Cristo. El cielo no es una idea abstracta, sino una relación verdadera y duradera con Dios que está más allá de toda descripción y entendimiento terrenal. Esperamos la resurrección de los muertos y la vida eterna preparándonos ahora, en la esperanza, para nuestro paso de esta vida a la vida eterna.

No tenemos que temer. Cristo está con nosotros.

[1] Catecismo de la Iglesia Católica, segunda edición, 2012 ss.

[2] Vea Papa Francisco, Audiencia general, 27 de noviembre de 2013 (Libreria Editrice Vaticana), https://w2.vatican.va/content/francesco/es/audiences/2013/documents/papa-francesco_20131127_udienza-generale.html. . . .

[3] Catecismo de la Iglesia Católica, 2677.

[4] Catecismo de la Iglesia Católica, 1776 ss. Catecismo Católico de los Estados Unidos para los Adultos (Washington, D.C.: United States Conference of Catholic Bishops, 2007), págs. 332-334.

[5] Catecismo de la Iglesia Católica, 1701 ss., 2258 ss.

[6] Muchas conferencias episcopales estatales han publicado materiales que pueden ayudarle con decisiones sobre declaraciones de voluntad anticipada. Para encontrar estos y otros recursos, contacte con su oficina diocesana local de Respetemos la Vida. Hay un directorio en www.usccb.org/about/pro-life-activities/diocesan-pro-life-offices.cfm.

[7] Ethical and Religious Directives for Catholic Health Care Services, 5th ed. (Washington, D.C.: United States Conference of Catholic Bishops, 2009), http://www.usccb.org/about/doctrine/ethical-and-religious-directives/. (Vea especialmente la Parte 5.)

[8] Vea Papa Juan Pablo II, Evangelium Vitae (Libreria Editrice Vaticana, 1995), 15.

[9] Un resumen puede verse aquí: http://www.usccb.org/prayer-and-worship/bereavement-and-funerals/overview-of-catholic-funeral-rites.cfm.

[10] El Papa Francisco usa a menudo el término "acompañamiento"; vea las muchas veces que aparece en Evangelii Gaudium.

[11] Papa Francisco, "Discurso del Santo Padre Francisco a los participantes en la Plenaria de la Academia Pontificia para la Vida" (Libreria Editrice Vaticana, 2015), https://w2.vatican.va/content/francesco/es/speeches/2015/march/documents/papa-francesco_20150305_pontificia-accademia-vita.html. . . .

[12] Catecismo de la Iglesia Católica, 1499-1532. Vea también "Mensaje del Santo Padre Benedicto XVI con ocasión de la XX Jornada Mundial del Enfermo" (Libreria Editrice Vaticana, 2012), https://w2.vatican.va/content/benedict-xvi/es/messages/sick/documents/hf_ben-xvi_mes_20111120_world-day-of-the-sick-2012.html. . . .

[13] Véanse por ejemplo estas oraciones en el momento de la agonía y la muerte: http://www.usccb.org/prayer-and-worship/bereavement-and-funerals/prayers-for-death-and-dying.cfm.

[14] Papa Francisco, Audiencia general, 30 de noviembre de 2016 (Libreria Editrice Vaticana),https://w2.vatican.va/content/francesco/es/audiences/2016/documents/papa-francesco_20161130_udienza-generale.html. . . .

 

Catecismo de la Iglesia Católica, segunda edición © 2001 LEV-USCCB. Utilizado con permiso. Copyright © 2017, United States Conference of Catholic Bishops, Washington, D.C. Se reservan todos los derechos.

CASILLA PARA BOLETINES

¡Perfecto para usar cuando tenga poco espacio!

Tenemos disponible un resumen de un cuarto de página de este artículo para utilizar en boletines y circulares. Cada casilla incluye el enlace digital para acceder al artículo completo.

color
escala de grises
FOLLETO PARA BOLETINES

Este artículo también se encuentra disponible como folleto PDF de dos caras. Baje e imprima para utilizarlo en boletines, como complemento para la clase o ministerio, o en una exhibición de materiales sobre Respetemos la Vida.

color
escala de grises
FOLLETO

Puede pedir copias de este artículo como folleto tríptico para distribuirlo en parroquias, actividades diocesanas ¡y más!

Pida
TEXTO DEL ARTÍCULO COMPLETO

El texto completo del artículo se puede bajar como documento en Word. Se pueden reproducir los artículos con una correcta acreditación en boletines, periódicos ¡y en donde desee compartirlos!

Documento en formato Microsoft Word